La amistad es bidireccional

Para la inmensa mayoría de los jóvenes, lo más importante después de su familia son sus amigos. La relación de amistad no es una cuestión menor en sus vidas. 

Como ha escrito Ana María Romero, “la amistad no se puede forzar. Por eso también puede decirse que la amistad surge siempre como un regalo, como un don que se recibe”, que aporta un cúmulo de bienes y llena tanto por dentro.

Me encanta la definición de amistad del filósofo Ricardo Yepes: la amistad es la “benevolencia recíproca dialogada”. Tres palabras que definen una relación maravillosa e importantísima en nuestras vidas. Todos —niños, jóvenes y adultos— necesitamos tener amigos, personas con quienes compartir nuestra vida. Tener un amigo es tener un tesoro.

Con el diccionario en la mano, reciprocidad significa que uno «se dirige a otro y a su vez se recibe de este». En este sentido, Yepes habla de una relación en la que se hace el bien de manera bidireccional, en dos sentidos, y de manera dialogada. Es decir, la amistad conlleva necesaria y confiadamente un tú cuentas y yo cuento, tú abres tu corazón y yo abro el mío, tú escuchas y yo escucho, de manera natural, sin obligaciones de ninguna clase. De este modo, vivir la reciprocidad es vivir la libertad.

Sin esa bidireccionalidad no hay amistad, sí puede haber un asesoramiento, un coaching, un acompañamiento, es decir, otra clase de relación. De hecho, un amigo es algo muy distinto a un asesor, un entrenador, un consejero, o a algo parecido. Por así decirlo, la amistad reclama benevolencia de ida y vuelta. Hago el bien al otro y a su vez lo recibo de este.

¿Por qué he disfrutado tanto en las aulas?

¡Disfrutar en el trabajo! En mi caso ha sido disfrutar en las aulas. He sido profesora en Secundaria durante más de cuarenta años consecutivos. He impartido miles de horas de clase y he tenido alrededor de 6.000 alumnas. Ser profesora es parte de mí. Ser profesora es una de las mejores cosas que me han pasado en la vida.

¿Por qué he disfrutado tanto? Lo pienso mucho. Quizás algún día escriba sobre ello con profundidad, claridad y bonito. Hoy solo escribo dos breves respuestas a esa pregunta:

 — Porque me encanta enseñar mi materia y me encanta ver cómo mis alumnas la aprenden y poco a poco les va gustando más.    

Porque he gozado de una relación con mis alumnas que es la que permite ayudarlas más y mejor. El gozo que eso produce es inmenso.    

Ambos sentimientos —gozo con una materia y gozo de una relación— han sido para mí altamente gratificantes, y son de tal naturaleza que pase lo que pase en el entorno laboral —aunque sea costoso o doloroso— no puede con ellos. Nada los tumba. Al menos en mi caso ha sido así.

Comienzo ahora una nueva etapa que será diferente, pero indefectiblemente seguirá estando muy cerca del maravilloso mundo de la educación, la docencia, la figura del profesor y la escritura. La comienzo con gran ilusión.